La profesionalización de la gestión sanitaria, una herramienta clave para la transformación del sistema sanitario

La reacción inmediata y la alta capacidad de resolución son dos de las principales aptitudes que la pandemia ha reforzado dentro del sector sanitario; la emergencia casi espontánea de pequeños equipos que se gestionaron para ser lo más eficientes y rápidos posibles es un ejemplo. Por ello, es importante seguir reflexionando y trazando el camino para que la transformación del sistema sanitario sea el paso hacia adelante definitivo, por lo que es necesario destacar la importancia de un consenso nacional para poder cumplir con los objetivos necesarios para reforzar todos los ámbitos que abarca la sanidad.

Soledad Gallardo, enfermera y directora gerente del Hospital Comarcal de Inca, ha mantenido una conversación con Healthinking en la que ha compartido su visión sobre la profesionalización de la gestión sanitaria y los principales retos a los que se enfrenta la transformación del sistema en este ámbito.

La pandemia ha dejado nuevos desafíos, múltiples hitos y un amplio camino de transformación hacia un sistema sanitario más eficiente, ágil y resolutivo. A lo largo de la conversación, Gallardo destaca que “la profesionalización de la gestión como medida y marco para mejorar la autogestión que se ha producido de una manera espontánea durante la pandemia, la medición de resultados en salud y la digitalización de los sistemas de salud son los tres retos principales para abarcar”.

 

La gestión profesionalizada, una incubadora de profesionales autónomos

La gestión debe ser un elemento de creación de valor para todo el ecosistema sanitario, y un punto esencial en la transformación del sistema.  El conocimiento en gestión no es intuitivo, debe ser adquirido. Tienes que conocer cómo se establecen las interrelaciones, sus objetivos, sus preferencias e incluso cuál es su misión, visión y los valores que la sustentan. Debes tener conocimientos financieros, organizativos, legislativos, manejas presupuestos muy elevados. La gestión, para lo que es el contexto social, es la enorme desconocida y probablemente por eso no se valore y por eso sea tan complicado hablar de profesionalización y se comprenda tan poco que se quiere decir con ello”, explica Gallardo.

Aunque siempre se hable en clave de una mejora del ecosistema sanitario en general, el crecimiento profesional de los clínicos también es uno de los hitos clave que engloban este proceso de transformación que supone la profesionalización de la gestión. “Necesitamos dotar a los profesionales de autonomía en la toma de decisiones; yo creo que el profesional debe ser escuchado siempre, y el entorno laboral debe potenciarle para que haga propuestas, para que sea innovador, y que nunca frene esta espontaneidad”, destaca la gerente. “Desde la dirección debemos generar en los profesionales ese deseo de asumir riesgos, de mejorar las perspectivas sobre sus propias habilidades, trascender sus propios intereses y pensar en el bienestar del grupo, la organización, el paciente y la sociedad para la que trabajamos”, apunta.

 

Medir en salud, una herramienta para la humanización de la atención médica

La humanización de la atención médica es otro de los principales retos en la transformación del sistema sanitario. Por ello, es necesario disponer de las herramientas suficientes para incorporar, lo máximo posible, al paciente en los múltiples procesos. “A día de hoy, existen indicadores como los mecanismos de Experiencia Reportada por el Paciente (PREM) y los de Resultados Reportados por el Paciente (PROM), que forman parte de los resultados en salud de un paciente determinado. Y esa es la metodología que tenemos que utilizar ya que no sólo son resultados clínicos, sino resultados reportados para el paciente e importantes para él”, explica Gallardo.

Sólo los cambios de paradigma y la propuesta de nuevas acciones son capaces de crear un impacto y contribuir a nuevos resultados. “Lo realmente importante, lo que provoca el cambio dentro de la organización, no es solamente conocer qué piensa el paciente, sino el hecho de que ese conocimiento nos obliga a hacer cosas: a establecer procesos nuevos, a ampliarlos, a identificar las interfases del proceso que fallan… eso es lo que cambiará las cosas”, desarrolla Gallardo. Además, es importante que a lo largo de ese proceso se tenga en cuenta que “la estandarización no es aplicable en el ser humano. Solamente respetando la singularidad estaremos ejerciendo una asistencia basada realmente en la persona”, insiste la gerente.

Diplomada en Enfermería, licenciada en Antropología, Diplomada en Dirección de Servicios Integrados de Salud por ESADE y máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento. He tenido la oportunidad de asumir cargos de Directora de Enfermería, Directora de Área de Gestión Clínica, Directora Operativa en el sector Privado, Responsable Técnica en el Centro Coordinador de Cuidados Paliativos y actualmente, desde el año 2015, Gerente del Hospital de Inca en Baleares.

 

La innovación, el camino para huir del pensamiento único 

Introducir herramientas de análisis de datos, y describir y consensuar indicadores que nos permitan determinar perfectamente qué elementos son los importantes que hay que medir son dos hitos clave a desarrollar dentro del proceso de innovación del Sistema Nacional Sanitario.

“El contexto que tenemos ahora no tiene fronteras, no tiene límites, nos permite una comunicación tanto sincrónica como asincrónica inédita en la historia y las organizaciones más que generar sus propios conocimientos, que también es importante, deben convertirse en arquitectos del conocimiento que permitan a cada profesional obtener el conocimiento y la formación que necesitan en un momento dado”, explica Gallardo sobre el papel de las instituciones científicas a la hora de contribuir a la innovación.

Al fin y al cabo, las nuevas tecnologías habilitan al ser humano tanto a nivel funcional como a nivel creativo y la innovación es una carrera de fondo para todos los actores que se encuentran dentro del ecosistema sanitario y científico. “Es importante que las organizaciones tengan áreas de innovación de nuevos productos, laboratorios de ideas que te permitan avanzar y potenciar la creatividad del entorno. Debemos huir del pensamiento único e ir hacia equipos que incorporen perfiles diferentes, de diferentes disciplinas y especialidades, que cognitivamente sean distintos porque esa es la única forma de crecer”, destaca Gallardo.

“Cuando sólo estás mirando hacia tu organización, es probable que te pierdas el movimiento que acompaña hacia el futuro, ese movimiento que se va generando de una forma prácticamente invisible pero real, que hace que evolucione la organización, los sistemas de salud, que evolucione la sociedad”, apunta Gallardo.

Por ello, es importante tener en cuenta la importancia de seguir trabajando en la evolución del sistema de salud de una manera conjunta y coordinada; un consenso nacional es necesario para poder poner encima de la mesa movimientos innovadores que potencien su transformación y crear herramientas fundamentales para evitar perder oportunidades y alinear las múltiples organizaciones hacia un movimiento generalizado que conduzca hacia un futuro común, el futuro de todos.

ES-ABBV-211656